Titoli di Stato area non Euro ARGENTINA obbligazioni e tango bond (12 lettori)

tommy271

Forumer storico
Registrato
16 Gennaio 2009
Messaggi
164.128
Località
Milanese
Emergencia: Alberto ya piensa en el día después y mira al FMI

19 Diciembre 2019 - 00:00

El Presidente confirmó que el paquete fue comunicado a Washington. Una vez puestas en marcha las principales medidas fiscalistas, habrá plataforma para comenzar las negociaciones por la deuda.


Carlos Burgueño[email protected]






Desde la Casa Rosada se garantizaban anoche dos acciones consecutivas: la ley de Solidaridad y Reactivación Productiva en el Marco de la Emergencia Económica estará reglamentada, casi en su totalidad, la próxima semana; e inmediatamente después, comenzarán los contactos directos y formales con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La intención oficial, es que antes que termine el 2019 el organismo que maneja Kristalina Georgieva tenga ya sobre su escritorio las líneas generales y formales de lo que el oficialismo asegura, es un plan serio de “estabilización y consistencia macroeconómica”.
O dicho de manera más sintética y directa; para el FMI, lo importante es que los números que en poco tiempo Martín Guzmán presentará ante el organismo (en Washington o en Buenos Aires), garanticen tres resultados innegociables para los acreedores.
Que en 2020 el déficit primario no superará el 1%. Que la generación de dólares continuará a un ritmo constante de u$s1.500 millones mensuales. Y que la salida de divisas quede restringida a su mínima y casi simbólica expresión
. Sólo así desde la sede del organismo se aceptará pasar a la segunda fase de la negociación: la fórmula para que Argentina pueda tener al menos dos años de gracia en el pago del capital e intereses de los u$s44.500 millones que se le deben al FMI.





El Presidente dio ayer pistas sobre la situación con el organismo, ante un auditorio VIP. Alberto Fernández almorzó (literalmente) con la cúpula de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), al afirmar que su administración “no está improvisando” y que el FMI “aceptó esta lógica de trabajo”. “Le hemos pedido al Fondo Monetario cambiar la lógica, que nos dejen construir un plan que sea sustentable y, sobre la base de este plan, nosotros resolver cómo pagar la deuda. El Fondo ha aceptado esta lógica de trabajo, no estamos improvisando. Tenemos un plan que silenciosamente hemos construido durante dos meses”, dijo.

La señal que el Gobierno tiene ahora desde Washington, es que una vez que todas las medidas estén en funcionamiento, será la hora de abrir el primer capítulo serio de tratamiento de la deuda externa argentina: la negociación con el FMI.
La orden que dio Alberto Fernández a sus ministros y funcionarios directa o indirectamente involucrados en las medidas que, se descarta, se aprobarán en los próximos días en el Congreso (ver págs. 10 y 11); es que durante toda la próxima semana, estas estén reglamentadas y puestas en marcha. Especialmente aquellas, como el flamante impuesto PAÍS (30% a las compras de bienes y servicios y atesoramiento de divisas), que determinarían un rápido aporte recaudatorio. Saben en el Gobierno que se hace imprescindible que una variable clave muestre rápidamente resultados positivos: la recaudación impositiva, sí o sí, debe estar en el primer trimestre de 2020 por encima de la inflación mensual para que la promesa de un déficit fiscal controlado sea creíble.

Sólo entendiendo la lógica de la mirada puesta en el FMI, se entienden la decisión del Presidente de terminar volcándose a de la aplicación de retenciones a las exportaciones, especialmente a la soja; suspender la fórmula de indexación de las jubilaciones, avanzar sobre bienes personales y el molesto impuesto PAÍS. Sabe que aplicando este duro ajuste se analizarán con mayor seriedad las promesas de solvencia fiscal que la Argentina quiere plantear para comenzar a renegociar la deuda con el FMI y los privados. Y que la idea de garantizar un déficit fiscal primario ordenado para el 2020 y un equilibrio para el 2021 es una promesa seria y una convicción. Que sea con un ajuste sobre los privados y no sobre el gasto público, descarta Fernández, no será una queja de los hombres de Washington.

El Presidente tiene un antecedente que lo convenció. El propio organismo financiero había presionado en la última semana de agosto de 2018 al gobierno de Mauricio Macri al negociar la segunda versión del stand-by; para que aplique retenciones duras y clásicas contra el campo y modifique la fórmula de indexación dentro del sistema previsional; para garantizar la solvencia fiscal de las cuentas nacionales ante el reclamo de una mejora de las condiciones del paquete de desembolsos del organismo.
Fue en una reunión en Washington, durante los primeros días de septiembre del año pasado, donde Werner y el italiano Roberto Cardarelli le reprocharon a Nicolás Dujovne, la poca solvencia en los números fiscales que le mostraba el ministro de Hacienda. El entonces hombre fuerte de la relación del país con el FMI, le aseguraba a sus interlocutores del Fondo; que la intención del gobierno de Mauricio Macri era la de llegar este año a un nivel final de déficit primario cero. El ministro se comprometía a demoler todos los proyectos de obra pública, a congelar los gastos con proveedores, a reducir cualquier atisbo de gastos superfluo; como garantía para lograr el equilibrio fiscal.

En esa era los hombres de Washington ya no creían en sus promesas, y le reclamaban mayores esfuerzos fiscales para liberar el dinero que se negociaba. Al no haber mayores avances en las negociaciones, avanzó el equipo negociador de Christine Lagarde y, con los números fiscales sobre la mesa generados luego de la devaluación de abril del 2018; sin mayores vueltas le reclamaron por un regreso a las retenciones según el modelo que Macri había heredado del último kirchnerismo. Al regreso de Dujovne a Buenos Aires, comenzó una batalla en el gabinete macrista entre el ministro de Hacienda, al que acompañaba Marcos Peña; y el titular de Agricultura Luis Miguel Etchevehere, que incluso amenazó con renunciar si el proyecto avanzaba.

Emergencia: Alberto ya piensa en el día después y mira al FMI
 

tommy271

Forumer storico
Registrato
16 Gennaio 2009
Messaggi
164.128
Località
Milanese
Pesce habló de los plazos del cepo y dijo el problema de deuda no es difícil de resolver

18 Diciembre 2019

El nuevo presidente del Banco Central afirmó que Argentina tiene un "problema de insustentabilidad" de su deuda, pero no será tan difícil de resolver debido a que se relaciona con la agenda de pagos y con el valor de los cupones.







Argentina tiene un "problema de insustentabilidad" de su deuda, pero no será tan difícil de resolver debido a que se relaciona con la agenda de pagos y con el valor de los cupones, dijo este miércoles el nuevo presidente del Banco Central, Miguel Pesce.

"Estamos otra vez en problema de insustentabilidad de nuestra deuda, pero es un problema de agenda de pago y de valor de cupón que no va a ser tan difícil de resolver", señaló Pesce en un evento privado en Buenos Aires.

El funcionario dijo también que espera que el financiamiento al Tesoro Nacional sea "en la menor medida posible y por el menor tiempo posible", y señaló que los controles cambiarios se mantendrán hasta que Argentina, que atraviesa una severa crisis económica, alcance importantes niveles de exportación.

Pesce habló de los plazos del cepo y dijo el problema de deuda no es difícil de resolver
 

tommy271

Forumer storico
Registrato
16 Gennaio 2009
Messaggi
164.128
Località
Milanese
Calvo: "Estamos en el pozo, la cuestión es no irnos más abajo"

19 Diciembre 2019 - 00:00

El economista criticó el impuesto del 30% al dólar y consideró muy poco probable que la inflación llegue a un dígito en el corto plazo.



Andrés Randazzo






“La Argentina es un enfermo terminal, que necesita que lo cuiden”. Con esa metáfora, Guillermo Calvo se refirió a la situación económica del país. En ese contexto, sostuvo que ve improbable la llegada de inversores extranjeros, cuestionó el impuesto al “dólar turista” y consideró difícil que la inflación llegue a un dígito en el corto plazo. También se refirió a la relación con el FMI y la importancia de una rápida renegociación.

El economista, profesor de la Universidad de Columbia y quien anticipó el “efecto tequila”, disertó en la Conferencia Internacional de Economía (CIEF). Consultado por Ámbito Financiero, se refirió al gravamen para la compra en dólares: “Creo que se dijo que el impuesto del 30% iba a hacer que la gente se pasara a pesos. Creo que lo que va a hacer es que la gente se pase a billete dólar. Es un abuso, no le veo la lógica, nadie va a querer dejar el dólar y querer más el peso”. En la misma línea, no descartó que el salto del blue pueda trasladarse a la inflación en el futuro próximo: “Aunque veo peligro de que se traslade a la inflación, de todas maneras sería de una vez y para siempre: sería un aumento del 30% y punto. Aunque para ciertas transacciones, el dólar no va a subir”.

Para Calvo, este tipo de medidas ahuyenta la llegada de inversores extranjeros. “Olvídense de eso”, respondió, tajante, aunque agregó: “No es una crítica al Gobierno, es donde estamos ahora. Estamos en el pozo. Acá la cuestión es no irnos más para abajo. Con que se tranquilice la cosa, con que la calle se tranquilice, creo que damos un paso positivo. De crecimiento, por ahora, ni hablemos...”.

Al referirse al ministro de Economía Martín Guzmán, Calvo dijo que es un profesional “bien formado” y respaldó su política de no emitir: “Eso es un progreso”. De todas formas, cuestionó algunas de las declaraciones que realizó en materia impositiva: “Dijo: ‘le vamos a cobrar más a los bancos porque ellos ya ganaron’. Eso es horrible, porque quiere decir que si alguien encuentra un lindo negocio, se mete y le va bien, entonces viene el Gobierno y le dice: ‘vos ganaste mucho’. Es terrible hacer una cosa así: si ganaste mucho te pongo un impuesto. No sé si es en serio o es una frase hecha ‘pour la galeri’. Entonces, ¿quién va a querer invertir? Si invertís, es para ganar...”.

El economista también cuestionó la declaración de Miguel Pesce, presidente del Banco Central, quien vaticinó en una entrevista que “se puede pensar en una inflación de un dígito para fines de 2021”. “Que lo llame a Macri, que le va a explicar...”, bromeó Calvo, y señaló: “Mejor no hablar. Creí que iba a decir que no iba a subir 100%. Esa la creo un poco más que bajarla a un dígito. Se puede ir todo al diablo, que tengan cuidado y no empiecen a decir cosas así. Esto llega a Wall Street y todo el mundo se empieza a reír. Además, hay que ver nuestra historia reciente, como cuando asumió Sturzenegger (dijo que iba a ser de un dígito en 2019)”. En ese sentido, Calvo reconoció que “no hay un camino” para bajar la inflación, “el Gobierno tiene que tratar de mantenerlo tranquilo” y sin “sorprender” a los mercados.

Uno de los tópicos que mencionó durante su exposición es que la Argentina ahorra apenas “el 14% del PBI y que por lo menos necesita ahorrar un 20% para crecer”. “Necesitamos un 6%, ¿pero quién nos va a prestar? Si nadie nos presta, no vamos a crecer..., remarcó Calvo, quien también hizo referencia al FMI, a quien definió como “un prestamista de última instancia medio raro”: “Precisamente presta cuando al país le va mal. Acá dijeron que no prestaban más porque no estaban seguros de si la Argentina iba a seguir pagando...”.

En ese sentido, el economista reconoció la importancia de llegar a un nuevo acuerdo con la entidad en el corto plazo: “Lo que queremos es atraer capital y para eso, si no se arregla con el Fondo, es muy difícil. Está esa nube negra, que la gente cuando va a invertir no sólo piensa en el proyecto, sino en qué van a hacer estos tipos cuando le tengan que pagar al Fondo. Va a ser muy difícil en un corto plazo, porque hay que arreglar con el Fondo y los privados. Sería milagroso que en tres meses se pueda hacer...”.

En una entrevista brindada en junio, Calvo había dicho que -en caso de ser Gobierno- “Cristina iba a ajustar con apoyo popular, culpando a Macri”. Consultado ayer sobre esa frase, dio su explicación al respecto: “Si ganaba Mauricio Macri, la oposición no le iba a dar espacio para hacer las reformas; la situación iba a ser muy peleada, y viniendo de una gran depresión, no iba tener la autoridad para manejar la economía”.

Calvo: "Estamos en el pozo, la cuestión es no irnos más abajo"
 

tommy271

Forumer storico
Registrato
16 Gennaio 2009
Messaggi
164.128
Località
Milanese
Deuda: el mundo quiere llegar a un acuerdo con la Argentina

18 Diciembre 2019

Una resolución positiva sobre el problema de la deuda argentina "está más cerca de lo que parece", dicen algunos especialistas en Wall Street, quienes estiman que para abril podría llegarse a un acuerdo con acreedores privados.

Liliana Franco





“Nadie quiere que Argentina caiga en default”, señaló a Ámbito una analista de uno de los principales fondos que tienen en su cartera bonos del país, desde su oficina en Nueva York y por esta razón, anticipo que “el acuerdo entre los acreedores y la Argentina está más cerca de lo que parece”. Algunos especialistas en Wall Street estiman que para abril podría llegarse a un acuerdo.

Un factor que coopera para que los acreedores estén interesados en acordar rápidamente con Argentina se explica por las noticias provenientes de Estados Unidos que coinciden en que, en un mundo en el que reinan las bajas tasas de interés –en muchos casos negativos– existe margen para lograr un entendimiento dentro de los próximos meses entre el equipo que comanda el ministro de Economía, Martín Guzmán.

Se calcula que unos 16 billones de dólares de los bonos actualmente emitidos “pagan” rendimientos negativos - cerca del 30% de los activos con renta fija que se negocian en el mundo-. Es que el exceso de ahorros lleva a que el Bono del Tesoro de los Estados Unidos a 10 años ofrezca una rentabilidad menor a 1,9% anual. Peor aún es el caso de la deuda soberana de países como Alemania o Suiza en donde los rendimientos directamente son negativos. Aunque parezca un contrasentido, quien hoy invierta en deuda del gobierno alemán recibirá en 30 años menos euros de los que depositó.

En estos momentos la deuda argentina tiene un rendimiento de 7% anual o más, de donde aunque se produzca un recorte en los intereses, igual seguiría siendo un buen negocio para los tenedores, siempre, claro está, que el país honre sus compromisos.

La primera reacción de los mercados a los anuncios efectuados por el gobierno de Alberto Fernández en materia fiscal fue favorable, al punto que después de meses el riesgo país se ubicó por debajo de los 2.000 puntos básicos. “Desde el punto de vista fiscal, el paquete de Guzmán fortalece las cuentas públicas y mejora la situación financiera del Fisco. Aunque la actividad económica sufra, más allá de algunos “aliviadores sociales” que se establecen. Justo al revés de los que se esperaba, dada la campaña” señaló el economista Fausto Spotorno. La eliminación del ajuste automático de las jubilaciones es “clave”, según el economista Lorenzo Sigaut Gravina ya que este rubro es el principal componente del gasto público.

Las cifras no son exactas, pero entre los economistas privados se calcula que el paquete de medidas enviado al Congreso representa una mejora entre 1 y 1,5 puntos del PBI en los ingresos del Estado. De esta forma se estaría cumpliendo con lo señalado por el ministro Guzmán en sus primeras declaraciones, no se lograría un superávit fiscal relevante, pero tampoco se abandonaría la disciplina en esta materia, es decir la señal que esperan los acreedores para seguir apostando a la Argentina.

Por otra parte, para los fondos de inversión que tienen deuda argentina es importante que el país evite el default, ya que en este caso cambiaría la condición de las acreencias. “Los gerentes tendríamos que dar más explicaciones y enfrentaríamos más dificultades para obtener el bono de fin de año” explicó, no sin una cuota de humor, un manager.

FMI

En cuanto a la relación con el Fondo Monetario Internacional, también parecería ser que es posible llegar a un entendimiento. El principal impulsor del apoyo a la Argentina fue Estados Unidos y en momentos en que el presidente Donald Trump está siendo juzgado por el Congreso, no parece el mejor momento para “levantar olas” sobre un paquete de asistencia que fue un fracaso a todas luces.

Por esta razón, se estima que Argentina podría obtener los plazos de gracia que solicita para así tener la posibilidad de equilibrar las cuentas públicas y dar sostenibilidad al tema de los pagos externos.

En suma, las noticias que vienen del exterior se presentan favorables para el logro de un acuerdo en plazos relativamente cortos, tal vez sobre fines del primer trimestre según aventuran los más optimistas.

Deuda: el mundo quiere llegar a un acuerdo con la Argentina
 

tommy271

Forumer storico
Registrato
16 Gennaio 2009
Messaggi
164.128
Località
Milanese
Tras las decisiones del gobierno en el plano fiscal, el mercado todavía confía en una reestructuración amigable de la deuda

El riesgo país cayó por debajo de los 1.900 puntos y algunos bonos en dólares subieron hasta 8%. El plan presentado, leen los inversores, apuntará a que el estado tenga más recursos para facilitar la renegociación

Por Pablo Wende
19 de diciembre de 2019







Mientras avanzan los proyectos de ley “ómnibus” en el Congreso y se espera la aprobación en Diputados en la jornada de hoy, los inversores observan con optimismo las novedades del gran paquete de medidas. La principal conclusión de los principales bancos de inversión en Wall Street es bastante coincidente: el Gobierno es consciente de las restricciones presupuestarias y avanzó con un ajuste fiscal que sólo sería posible en el arranque de una nueva gestión presidencial.

El riesgo país tuvo su segunda baja consecutiva y finalizó por debajo de los 1.900 puntos básicos. Algunos bonos en dólares subieron más de 7% y las paridades en la mayoría de los casos quedaron al borde del 45%. Esto significa que hay más optimismo respecto al proceso de renegociación de la deuda que se avecina. Todavía, consideran, queda un espacio bastante amplio de mejora si es que se da el escenario de un canje no tan agresivo de la deuda.

Las acciones también operaron con subas importantes y confirmaron el buen momento de los activos locales. En Nueva York las subas fueron generalizadas: el ADR de Banco Macro fue uno de los que dio la nota al ganar 6%, pero el resto de las acciones bancarias e incluso las energéticas tuvieron subas del 3% al 5%.

El paquete de leyes resultó mucho más duro fiscalmente de lo que vaticinaban la mayoría de los analistas tanto locales como en Nueva York. La gran pregunta ahora no pasa tanto por la cuestión fiscal, sino por las verdaderas chances de que la economía argentina vuelva a crecer

El ministro de Economía, Martín Guzmán, hizo hincapié al presentar las medidas que la cuestión fiscal era relevante, ante la imposibilidad de financiar el agujero fiscal con deuda. El único camino que queda es, por lo tanto, la emisión de dinero por parte del Central, pero las autoridades económicas ya dejaron en claro que utilizarán esa herramienta con prudencia.

También fue tomado positivamente que el Tesoro coloque una letra intransferible por más de USD 4.700 millones al Central. Con las reservas que obtenga se supone que hará frente al pago de deuda que tienen por delante, al menos en los próximos meses. Así, se ganaría tiempo para avanzar con la renegociación al tiempo que se evita caer en un default total.

El paquete presentado por el Gobierno incluye distintas medidas que procuran mejorar los ingresos del sector público: aumento de retenciones, suba de alícuota de Bienes Personales, nuevo impuesto para las operaciones en dólares y compra de divisas, suspensión del Consenso Fiscal con los gobernadores, ajuste en impuestos internos para venta de cero kilómetro son algunas de ellas.

Claro que por otra parte también habrá un aumento de gastos, sobre todo en bono a jubilados, la AUH y la nueva tarjeta alimentaria. Pero todo indica que el aumento de las erogaciones estaría más que compensado por una suba de los ingresos fiscales. Si esto es así, el déficit primario que dejó el gobierno de Mauricio Macri quedaría igual o incluso podría caer en 2020.

La reestructuración de la deuda quedará luego de estas medidas en el centro de la escena. Según dijo el propio Guzmán, es imprescindible avanzar en forma exitosa con la renegociación para que la Argentina pueda retomar el camino del crecimiento. Esa será la verdadera prueba de fuego. Más allá de alguna recuperación tenue en el verano producto de los aumentos puntuales que se otorgarán, luego habrá que sostener la reactivación y generar recursos genuinos para que el país pueda hacer frente al nuevo perfil de deuda que surgirá tras la reestructuración.

Por ahora, la respuesta de los mercados fue optimista, incluso más de lo que la mayoría de los analistas vaticinaba en la previa. Pero después de fin de año se observarán las señales concretas que surjan del equipo económico para avanzar con el tema de la deuda. Y allí se verá qué posibilidades hay de avanzar con una reestructuración “amigable”.

Tras las decisiones del gobierno en el plano fiscal, el mercado todavía confía en una reestructuración amigable de la deuda

***
Un commento.
 

tommy271

Forumer storico
Registrato
16 Gennaio 2009
Messaggi
164.128
Località
Milanese
(...)
Los cálculos de los especialistas recién están llegando -la estimación no es fácil porque sólo el Gobierno sabe qué hará con los aumentos de jubilaciones-, pero cifras preliminares de algunos de los especialistas en datos fiscales estiman que el déficit en 2020 podría caer a alrededor de 0,8% del PBI, frente a estimaciones previas que rondaban el 1,2%.
(...)
Mercados positivos: por qué los bonistas festejaron la Ley de Emergencia Económica
 

Users Who Are Viewing This Discussione (Users: 2, Guests: 10)

Alto